jueves, agosto 03, 2006

Los nacionalistas canarios abominan de Roma y se reivindican «norteafricanos»

El nacionalismo, cuando no puede remontarse a la historia, o reescribirla, crea el mito. En esta ímproba tarea, porque es cierto que tiene mucho trabajo esto de inventarse un mito, mucho de creatividad y de imaginación, vivimos un momento rico, fecundo y original. La redacción de unos nuevos estatutos de autonomía requiere cantidades ingentes de fantasía y floritura, de adorno y alaraca, de mostrar a los vecinos cuan oscura, como la noche de los tiempos, es nuestra historia. Si hace unos meses los nacionalistas gallegos del BNG conseguían sorprendernos, que ya es díficil, en su labor arqueológica y se remontaban hasta los suevos para dar asiento a su nueva Galicia a pachas con el PSOE, ahora, los canarios, para no ser menos, se reivindican como un pueblo «protohistórico norteafricano, que no conoció la obra civilizadora de Roma»; como si estar al otro lado del Imperio, esto es, de la civilización, fuera un plus de identidad. Los actuales canarios poco tienen que ver con aquellos guanches que habitaban las islas. Más bien con las tropas castellanas que tomaron esas tierras y sus descendientes. A más de un nacionalista canario, cuando haga ondear la bandera del «exterminio guanche», se le podría recordar la anécdota de la mexicana que recordaba a unas señora de Valladolid los asesinatos cometidos por los españoles en la plaza de las Tres Culturas; algo que ésta rebatió con un lapidario «los asesinos habrán sido sus antepasados, pues los míos no salieron nunca de Medina del Campo».


El Puntazo

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Si ya nos ponemos, tendremos que hacer referencia a nuestros orígenes, porque en antropología nos indicaron que el paso de primate a el inicio de un protohomínido fue consecuencia del intento de pasar a habitar árboles a colonizar la pradera......Y si nos ponemos mas a profundizar, solo somos descendientes de unos grupos de genes que lucharon por sobrevivir y para ello, si tuvieron que unirse y modificar otros genes, asi lo hicieron....Resumiendo, que ni somos tan distintos los unos a los otros , y las territorialidades caen por su peso porque el mundo entero, desde el punto de vista de nuestros genes, es nuestra casa....

Uram

Smith dijo...

Definitivamente el nacionalismo ha tomado una deriva retrógrada muy superior a los nacionalismos de hace décadas. Al margen de los crímenes brutales del nazismo, recuerdo haber visto varias proyecciones de distintas conmemoraciones del III Reich en las que, bajo acordes wagnerianos, desfilaban soldados medievales en recuerdo al Sacro Imperio Romano Germánico. Aún había alguna referencia de cierta entidad. Por cierto que, en esos desfiles, solían ir estupendas germánicas completamente desnudas. Pero lo de esta gente, los vascos regresando a la Vasconia prerromana, los canarios con sus guanches y los gallegos con su Breogán... es para cerrar la barraca y desaparecer de este país.

Es de tal grado de primitivismo, anticulturalismo y protofascismo, que lo mejor que podría pasar a esta gente es que un Tsunami que pasara por las Canarias se llevara por delante a toda esta ralea de retrasados (ideológicos, suponemos que no mentales).