martes, julio 31, 2012

Admitámoslo: la libertad religiosa no nos gusta

Admitámoslo: la libertad religiosa no nos gusta

Admitámoslo: la libertad religiosa no nos gusta

Por: Redacción
Tres polémicas recientes en torno a la libertad religiosa dan pie al columnista del "New York Times" Ross Douthat para preguntarse si es verdad que en las sociedades democráticas modernas somos tan respetuosos con el ejercicio de esta libertad como creemos serlo.
0 comentarios


Tres polémicas recientes en torno a la libertad religiosa dan pie al columnista del New York Times Ross Douthat para preguntarse si es verdad que en las sociedades democráticas modernas somos tan respetuosos con el ejercicio de esta libertad como creemos serlo.
La primera polémica comenzó cuando el Ministerio de Sanidad de EE.UU. se empeñó en imponer la obligación de financiar anticonceptivos, la píldora del día siguiente y la esterilización en los seguros médicos a las instituciones que consideraban esos servicios contrarios a sus creencias religiosas (cfr. Aceprensa, 27-01-2012).
La segunda tuvo lugar en Alemania el pasado mes. Un juez de Colonia estableció que la circuncisión solo podrá practicarse en adultos que den su consentimiento. Pese a que la religión judía establece que los niños han de ser circuncidados a los ocho días de su nacimiento, el juez estima que no se ha vulnerado la libertad religiosa.
La tercera nos devuelve otra vez a EE.UU., donde los alcaldes de tres ciudades (Boston, Chicago y San Francisco) le han dicho al presidente de la cadena de comida rápida Chick-fil-A, el empresario Dan Cathy, que su compañía no es bienvenida en su territorio. ¿Su crimen? Haber declarado en una entrevista que solo entiende por familia la de madre y padre casados (“la familia tal y como la entiende la Biblia”, dijo).
“Las palabras ‘libertad de creencia’ no aparecen en la Primera Enmienda”, escribe Douthat en el New York Times (28-07-12). “Tampoco la expresión ‘libertad de culto’. Lo que sí garantiza para todos los estadounidenses la Constitución es algo que sus autores llamaron el ‘libre ejercicio’ de la religión”.
“Es una elección importante de palabras, porque supone reconocer que la fe religiosa no puede reducirse a un asunto simplemente privado o individual. (...) Las exigencias de la mayoría de los credos religiosos van más allá de la asistencia a un servicio religioso un día señalado; abarcan obras de caridad, tareas educativas, esfuerzos misioneros y otras actividades que cualquier garantía de la libertad religiosa debe proteger”.
Douthat corrobora unas recientes palabras de Michelle Obama al dirigirse a la Iglesia Episcopal Metodista Africana: “Nuestra fe no consiste solo en aparecer en la iglesia los domingos. Tiene que ver también con lo que hacemos de lunes a sábado... Jesús no limitó su ministerio a las cuatro paredes de una iglesia. Salió a luchar contra la injusticia y a decir la verdad al poder todos los días”.
Para Douthat, la clase dirigente occidental muestra una creciente confusión acerca de lo que significa el “libre ejercicio” de la religión. En las sociedades pluralistas, no hay inconveniente en que un médico católico se oponga personalmente a la esterilización, pero no se admitirá que un hospital católico lo rechace también en el seguro de sus empleados; tampoco hay inconveniente en que un judío adulto esté a favor de la circuncisión, pero se considera que no puede pretender imponer esa costumbre de dudoso gusto a un tercero, aunque sea su hijo; y el propietario de una cadena de fast-food puede casarse todo lo religiosamente que quiera; pero si apoya en público el matrimonio de siempre, sepa que siempre habrá alcaldes dispuestos a boicotearle el negocio.
Llegados a este punto, Douthat lo único que pide es un poco de honradez. “Si quieres multar a hospitales católicos por seguir las enseñanzas católicas, o impedir a unos padres judíos que circunciden a su hijo, o prohibir a Chick-fil-A que abra establecimientos en Boston, entonces no nos digas a los creyentes que respetas nuestras libertades. Di lo que realmente piensas: que el ejercicio de nuestra religión amenaza todo lo que consideras bueno y decente, y que vas a emplear todo los medios de poder a tu alcance para plegarnos a tu voluntad”.

Fuente: The New York Times


1 comentario:

saumen dijo...

La publicación es de aragonliberal.es