sábado, julio 25, 2009

Reflexiones liberales: Lo que debemos al orden social en un mundo globalizado y lo que deberíamos temer


 
Mi amigo Ignacio siempre insiste que la clave de un buen gobierno es la seguridad jurídica de los empresarios. Y es cierto que "la paz social" que es una parte integrante pero no única del "bien común" es imprescindible para el desarrollo económico de los pueblos.
 
 
Alguien diría que cuando un pueblo coloniza y subyuga a otro, con esa tensión puede mejorar económicamente. Puede ser que algo así fuese el régimen colonial, pero es claro que eso sólo da una ventaja temporal y a unos pocos. La tensión generada irá creciendo hasta hacer insostenible el imperio basado en la explotación.
 
Pero si bien nadie afirma que eso es deseable, el colonialismo moderno impone ese modelo a través de "préstamos abusivos", de ayudas vinculadas al control de la natalidad, al proteccionismo interior, a los salarios basura, etcétera.
 
Es también cierto que el Capitalismo ha procurado el desarrollo de Corea, Taiwan, y tantos otros países, que el hambre en el mundo ha disminuido en proporción aunque ha seguido aumentando en números absolutos y que la economía mundial no es ya el asunto de un país. Hoy las crisis económicas son crisis mundiales. Como comenta Leopoldo Abadía, sin ser literal en mi cita: hoy la crisis en Estados Unidos influye en el empresario de mi pueblo.
 
Por eso, lo que un buen gobierno podría hacer a nivel de un país, puede ser insuficiente para afrontar un orden mundial global. Y esos atributos de paz social deben extenderse al máximo número de Estados. Y no es paz social ni seguridad jurídica la nacionalización populista de las grandes empresas. Hay unas nuevas reglas de juego que hacen que la "nacionalización" ya no sea un robo a nivel local sino global
 
Cuando el Papa Benedicto XVI habla del nuevo orden mundial habla de tres aspectos del bien común necesarios para el desarrollo económico sostenible, en el sentido de duradero en el tiempo; no de "poco desarrollo" como suele afirmar mi amigo Humberto.
 
Los tres aspectos del bien común a nivel global son "el conjunto de relaciones de confianza, de fiabilidad y de respeto a las normas" indispensables para la convivencia civil.
 
Estos tres aspectos tienen miga y enlazan con la afirmación de Ignacio: "seguridad jurídica" pero a nivel global.
 
Las relaciones de confianza suponen ni más ni menos que el ejercicio natural de la justicia en las actividades económicas: "pacta sunt servanda" además de no imponer "cargas onerosas y abusivas" aprovechando la posición de fuerza, lo que sería un robo enmascarado por la necesidad.
 
La fiabilidad y respeto a las normas se da de bruces con el relativismo ético. Si la norma no es mas que mera convención entre los hombres es como un río inestable. Dependiendo del estado, siempre variable, de las naciones, de la conveniencia de los gobiernos o de los poderosos se cambian las reglas de juego con lo que siempre "es el fuerte el que juega el jaque mate". No hay competencia leal sino guerra económica.
 
Y,claro, en un mundo globalizado, el poder tiende a concentrarse en pocas manos. Hoy se avanza inevitablemente a una "Autoridad Mundial" que puede convertirse, según vamos observando en los gobiernos de los Estados, un enorme "Matrix" que, en una degenerada democracia, dicte por nuestro bien normas que subyuguen la conciencia mientras juega el experimento de un liberalismo económico. Ese es el intento de una de nuestras grandes potencias, la China: un "ceder libertad controlada" unido a un recio control de la educación y del pensamiento. Y en Occidente, un permisivismo libertario sobre el cuerpo y una negación de educar en valores en las instituciones públicas, arrebatadas a los ciudadanos que depositaron en el Estado su confianza.
 
Por eso, cuando Benedicto XVI habla de esa "Autoridad Mundial" habla de "sus límites" para que mantenga ese conjunto de valores necesarios para la convivencia pacífica, para el desarrollo económico, social y cultural de los pueblos, pero que con una clara división de poderes, un respeto a la autonomía de las naciones, y un mayor respeto y mimo a la libertad de las personas y a su dignidad.
 
De todos modos, si bien parece que el mundo a través de la comunicación es ya un mundo global, a través del movimiento de capitales también, tendrá todavía que avanzar hacia el movimiento de personas, al respeto de los derechos personales en los Estados, al respeto al hecho cultural. lo que implicará tensiones de dominio que podrán dar lugar a situaciones de conflicto que podrían ser terribles para la humanidad.
 
Mi opinión sobre el tema es que ese orden mundial, al que inevitablemente estamos abocados, no tiene ninguna pinta de querer ser un sistema de libertades fundadas en la dignidad de las personas sino un sistema que nos exigirá "más y más entregas de nuestras parcelas de libertad", al tiempo que por "nuestro bien" podrán decidir en los derechos irrenunciables, eso sí "para salvar el planeta". Tiempos fuertes para armar intelectualmente un sistema de valores inalienables que impidan que "Matrix" acabe aterrizando primero en Occidente y después muestre su vocación universal.
 
frid
 

2 comentarios:

Roberto dijo...

Me he encontrado este blog por casualidad y me ha gustado mucho su artículo; no obstante me gustaría realizarle unas matizaciones, o más bien, indicarle una visión diferente.

En primer lugar que siento desilusionarle, pero la matáfora sobre el colonialismo aunque bien traída, concluye, a mi parecer, de forma errónea. No existe tensión en el imperio por subyugar a otro pueblo a menos que el otro pueblo, en el devenir histórico, se asimile al propio imperio; dicho de otra forma, el sistema de poder económico en occidente puede, sin demasiados problemas, resistir todas las tensiones precisas para su sostenimiento subyugando a las clases medias.

La dicotomía siempre presente pero no nombrada entre Estado y poder económico crea una diferenciación en el posicionamiento del ciudadano. El Estado protege los derechos del ciudadano; incluso ha de ser así respecto a los abusos del poder económico. Cientos de directivas europeas en materia de consumo y producción avalan esta idea de fondo.

Pero qué ocurriría de existir una alianza entre ambos, poder institucional estatal y económico. Que al ciudadano hay que convencerlo del sacrificio para legitimar el acto; lo cual nos lleva al más puro Habermas y sus ideas sobre la creencia, la verdad; y porqué no, es conectable con lo que usted escribe sobre el relativismo.

El relativismo lleva en su propia definición la ausencia de violencia, puesto que si no hay verdad no hay porqué luchar por ella; el pegamento social se fundadamenta en su propia pegotosidad; en sus reglas jurídicas.

También lleva la propia semilla de su destrucción puesto que la ultima ratio y legitimidad de un Estado es la fuerza potencial o actual; su monopolio depositado por los ciudadanos.

En el momento en que la potencialidad del ejercicio de la fuerza no se ejerce o no se está dispuesto a ejercer, el dominio económico e injusto de todo un sistema económico sobrevive sin mayores tensiones hasta que se trasciende la idea de justicia y se llega al área física del hambre.

En el s. XXI no habrá revoluciones basadas en la injusticia percibida; de haberlas éstas serán por hambre, único momento en que el ser humano es capaz de recuperar aquello que entregó al Estado; su fuerza.

Saludos

El Ardor

Anónimo dijo...

La Guardia Civil de Viana indaga sobre el carácter de las reuniones, asistentes y asuntos tratados
26 de AGOSTO de 2009: OURENSE DIXITAL

La presidenta de la Plataforma Non ao Trazado da Liña de Alta Tensión Trives-Aparecida, NOTTA, Isabel González, ha denunciado ante Subdelegación de Gobierno de Ourense el proceder de dos agentes de la Guardia Civil de Viana do Bolo que se produjo, según la denunciante, a las nueve de la noche del pasado domingo, día 23.
Fue entonces cuando en el domicilio de la presidenta de la Plataforma NOTTA, se personaron los dos agentes para interesarse por una reunión celebrada la tarde anterior, el sábado, día 22.

Según da cuenta ADEGA de los hechos que la presidenta transmitió a la Asociación para a Defensa Ecolóxica de Galicia, cuyos representantes también acudieron a la reunión, los agentes se ineresaron sobre tres aspectos de dicha reunión: confirmar su celebración, qué personas habían acudido y qué temas se habían tratado.
Como la presidenta de la Plataforma no se encontraba a aquellas horas en su domicilio, les atendió un familiar que se negó a facilitar este tipo de información.
Sí les requirió saber quién les había dado tales órdenes, a lo que uno de los guardias, que se identificó como Cabo de la Guardia Civil de Viana do Bolo, respondió que nadie se lo había ordenado, sino que era “unha práctica que lle ensinaran na Academia da Garda Civil”, según lo referido en la denuncia.

Comunicados los hechos por la presidenta de NOTTA a ADEGA, la Asociación ecologista emplazó a Isabel González a esperar a conocer la respuesta del subdelegado del Gobierno en Ourense sobre los hechos. “O señor Subdelegado dixo non ter coñecemento sobre o ocurrido”, señala la Asociación.
Ahora consta ante Subdelegación del Gobierno en Ourense denuncia al respecto.

“A Subdelegación ten unha denuncia enriba da mesa á que debe dar unha resposta para esclarecer os feitos”, señala ADEGA. La organización se reserva cualquier tipo de valoración de lo ocurrido hasta que el subdelegado le comunique los resultados de las investigaciones que, entiende, procede abrir. En cualquier caso, los hechos son calificados de “lamentables”.