martes, septiembre 23, 2008

Recuerdos de amistad

Todos tenemos momentos malos en la vida, porque estamos de paso. Incluso gente de aspecto saludable por su juventud.

Hoy me comentó Ángel M. que el ángel del dolor entró en casa de Angara, pero que sólo estuvo de paso y dejó algo de desconcierto y un periodo de recuperación para un ser querido.

Todos tenemos un ángel del dolor, pero también otro de la compañía. Angara tiene ahora ese papel y gracias a Dios está ahí.

Mi recuerdo a la "levedad" del ser y a una realidad incuestionable: "somos naipes", frágiles e inútiles en soledad... castillos en compañía, pero con la debilidad del ser humano que es un ser en tránsito, como los ángeles, pero sin alas.

2 comentarios:

anghara dijo...

:)

Anónimo dijo...

concuerdo con eso...je
me gusto lo de " somos naipes."

saludos y suerte
lean,.

http://www.mecanismozero.blogspot.com