miércoles, septiembre 12, 2007

Desde mi trinchera liberal: Soria, jubílate




La historia de investigaciones médicas llevada a cabo por el Doctor Soria, ha sido un cúmulo de fracasos, remunerados, eso sí, generosamente. El Doctor Batanegra ha hecho de la investigación con embriones un suculento negocio, mercadeando con falsas ilusiones de curación en los hombres.



Un profesional del cuento, de la cuenta, y de las recetas milagrosas de curación. No ha conseguido el Doctor Soria ningún éxito en sus investigaciones que pueda ser aplicado al bienestar de los hombres. Ni uno solo. Y por esa razón, ha aceptado el puesto en el banquillo sectario del gobierno de Zapatero. Ni el mismo Soria se creía el hipótetico éxito de sus investigaciones. Sólo tenía humo entre sus dedos. Entrar en el gobierno le supone una salida más o menos airosa, y una excelente ocasión de supeditar la "ciencia" a ideologías contrarias a la vida.



¿Alguien en su sano juicio puede creerse que Bernat Soria tenía fe en el futuro de sus propias investigaciones, cuando las abandona para alistarse en la política con mayúsculas? . Dejando a un lado el debate moral, ¿Qué científico, de saberse con probabilidades de lograr hitos de curación en enfermedades hoy irresolubles, hubiera secado la vía de esas investigaciones para dedicarse a otra cosa? Desde luego, no Bernat Soria. Si se va es porque es consciente de la naturaleza excesivamente endeble de sus investigaciones.



Bernat Soria llevaba años alimentado falsas expetativas de curación en los hombres mediante la investigación, y posterior liquidación ,de embriones humanos. Medicina ficción que ni él mismo se cree, como demuestra el hecho que la ha abandonado por un sillón en el gobierno.



Algo similar se puede decir de esa aberración que pretende crear embriones híbridos, humanos y animales, con el fin, como no, de asegurarnos el número premiado en la lotería de la salud. La historia de los impulsores de esta idea, los equipos de investigación de la universidad de Newcastle-upon-Tyne y el King´s College londinense, acumulan, en el campo de la investigación terapéutica con embriones humanos, una larga noche de fracasos. Aún así, siempre encuentran fondos y presupuesto, público y privado, para dar un salto más en esta carrera hacia el abismo. Maquillar la destrucción de embriones con quiméricas profecías de curación sólo está sirviendo para llenar los bolsillos de unos cuantos científicos avariciosos. Pero enumerenme un solo éxito.



En una entrevista publicada hoy en el diario El Mundo, Bernat Soria reafirma los peores presagios en la implatanción de la cultura muerte. Deja abierta la puerta, por ejemplo, a medidas coercitivas para los médicos que se nieguen, por conciencia, a dar la píldora abortiva post-coital a adolescentes que la solicitan. Para ello, el Doctor Batanegra Soria declara, como excusa, que la salud de las adolescentes debe primar por encima de cualquier otra consideración. ¿Es acaso el embarazo, una enfermedad?. Basta ya de engaños. Usted no puede vivir permanentemente instalado en el fraude, Sr Soria.

2 comentarios:

Mentalmente Exiliado dijo...

Quiere aprovechar el poco tiempo del que en principio dispone, así que hasta marzo vamos a tener "rebolución sanitaria" para rato.

Saludos
MMX

finig dijo...

Como sigue prometiendo regalos electorales, se carga a Solbes de un infarto.
Estamos en elecciones, barra libre con cargo al presupuesto. Curioso que los dientes de los niños sólo interesan al gobierno a 200 días de las urnas, ¿no?
Saludos