viernes, julio 13, 2007

El nacionalismo y la descentralización

Por Lugo liberal
[...] Primero, no es una verdad científica que un estado centralizado sea menos eficiente que uno descentralizado. Francia, por ejemplo, es el estado centralista por excelencia, y no parece que sea un desastre administrativo.
Segundo, un estado autonómico o federal es con toda seguridad más costoso por la multiplicación de administraciones, de clases políticas, y por los mecanismos de coordinación que precisa. Diecisiete parlamentos, gobiernos y administraciones son sin duda más caras que una sola.
Tercero, un estado autonómico es mucho más proclive a generar desigualdades entre sus ciudadanos.
Sexto, cuando se cede la educación, la cultura y los medios de comunicación, ya sólo es cuestión de tiempo. Por algo los nacionalistas siempre exigen estas transferencias en primer lugar.
Séptimo, el nacionalismo necesita la debilidad del estado.
Octavo, no tiene sentido que los nacionalistas participen de la gobernación del estado. Como acabamos de decir, si una determinada formación aspira abiertamente a cargarse el estado, su apoyo no debería ser nunca aceptado por el partido que gobierne.
Lee el extraordinario artículo completo en Los árboles y el bosque

1 comentario:

el_bibliofilo dijo...

Evidentemente el nacionalismo está tirando de la cuerda para destruir el estado pero creo que el modelo de federalismo en España es más beneficioso que el modelo actual pues España necesita para su vertebración un modelo en igualdad de condiciones para todos los españoles, sin distinciones ni marginación, sin transferencias ilimitadas.