sábado, julio 28, 2007

El juez y la lesbiana

Argumentos para pensar. El juez y la lesbiana

Culebrón tenemos con toda esa arremetida gay mirando con lupa la actuación del juez Ferrín. Se le ha ocurrido decir que ser lesbiana no es la mejor condición para educar a sus propios hijos. También pudo decir que un divorciado incorpora un handicap importante en la educación de sus propios hijos. Así como una madre soltera tendrá que suplir el afecto del padre en los hijos. Y un huérfano de padre o de madre o de ambos puede tener problemas afectivos sobreañadidos.

ver libertad digital

Ciertamente las situaciones extraordinarias son problemáticas y no deseables. No me venga nadie a decir que es mejor ser lesbiana para educar a los hijos que no serlo; estar viudo o viuda o estar vivos ambos. Son situaciones que requieren nuestra atención. Quizá el Juez se extralimitó en decir lo que pensaba sobre ese asunto, pero "probablemente no" en pensar como lo hizo.

La cuestión de la custodia de los hijos se considera en orden al bien de los hijos, no al bien de los padres. Si bien el derecho de los padres y de los hijos se regula en el régimen de divorcio con custodia, custodia compartida, régimen de visitas e incluso alejamiento de uno de los padres, custodia por el Estado, adopción, etcétera... según la situación de cada cónyuge. Por eso no vamos a caer en la sensiblera e irracional expresión socialista del "derecho de la madre"... como si no fuese prioritario el "derecho de la hija":

Si resulta que uno de los cónyuges se dedica a la prostitución, a la bebida, a la delincuencia... o el ambiente en el que vive es sórdido... es razonable que el juez procure (se el otro cumple mejores requisitos) dar la custodia del hijo al otro, aunque sea varón. Y eso es un buen feminismo. Que cuiden de las féminas en este caso, de las hijas, los más adecuados.

Si un cónyuge es lesbiana y vive como lesbiana... u homosexual y vive como tal... el sentido común y la experiencia muestran que el modelo afectivo que traslada a los hijos no es normal ni el mejor posible. Si quiere a los hijos procurará mostrarles que una cosa es la naturaleza (no en vano el varón es varón y la mujer es mujer) y otra la vida. Una enfermedad o un desajuste afectivo se podrá tolerar, comprender, disculpar, admitir... pero no aplaudir.

Hay médicos a los que les persiguen los gays porque han curado a gays o porque consideran esa desviación como algo anormal. Y ciertamente un hombre mantendrá toda su dignidad aunque le falte un pié, pero le falta un pié. Y si se le puede hacer un injerto o una prótesis mejor andará. Un ludópata si se cura, también mejor irá. Un obseso sexual lo mismo... No se desprecia ni infravalora a la persona, sino que se constata que esa parte de su ser está algo dañada.

¿Puede una persona con ese handicap educar bien a sus hijos? Normalmente, con más dificultad, sí. En caso de elegir la custodia ¿es mejor al elemento más capaz, más sano, más seguro? Probablemente también.

EL Juez probablemente habló más de la cuenta, pero también, probablemente eligió lo mejor para las niñas, para los hijos, que es de lo que se trata: primero el derecho de los hijos.

frid

7 comentarios:

alfil dijo...

Osea, que según tú, un homosexual educará peor a sus hijos que un heterosexual, ¿no?

cartapacio.liberal dijo...

Tiene un hándicap, pero también un viudo tiene un hándicap. Tiene más dificultad... y más aún si el ambiente de la casa es homosexual. Lo que se ve es importante... y es muy complicado explicar que lo normal es de una manera diferente a como se vive. Pasa en todos los aspectos de la vida... el más virtuoso tiene ventajas, pero la libertad humana hace que incluso en ese caso haya fallos o errores. Se educan libertades. Pero es obvio que LO NORMAL, LA HETEROSEXUALIDAD, es más beneficiosa. Y no por eso se es homófobo salvo que se sea un imbecil que gusta del lenguaje políticamente correcto o de la hipocresía institucional.

auvert dijo...

Alfil: el autor del artículo dice cosas de sentido común ¿no te parece? O es que crees que lo mejor es la homosexualidad? Porque está escrito con mucha delicadeza con los que tienen "la desgracia" de no ser normales. Me acuerdo de una ocasión que tuve que defenderme de los políticamente correctos... dije "qué pena" ante un matrimonio que se había divorciado. Me atacaron diciendo ¿es que tienes algo contra los divorciados? Y se callaron cuando contesté: lo normal, cuando uno se casa, es que quiera hacerlo para toda la vida. El divorcio es un fracaso personal, en ese sentido da pena que haya fracasado un proyecto personal. Igualmente en este caso: nacemos con una naturaleza sexuada... es una pena que uno no se acepte como es, eso da muchos problemas psiquiátricos. igual que si uno que no tiene talento para pintar quiere empeñarse en ser un gran pintor. Ir contra las dotes naturales, y una es la sexualidad definida, suele dar problemas. ¿Hay alguno que ha logrado éxitos contra sus tendencias naturales? Sí, pero la menor de las veces. Los grandes éxitos se deben a los que se aceptan y ponen sus propios talentos a rendir.

alfil dijo...

"Alfil: el autor del artículo dice cosas de sentido común ¿no te parece?"

¿Esto que escribió el juez Fernando Ferrin Calamita te parece de sentido común:?

"La condición de toxicómano, pederasta, prostituta, pertenencia de uno de los progenitores a una secta satánica, etcétera, entiendo que afecta negativamente a los hijos, al igual que una relación heterosexual del progenitor custodio puede perjudicar a los menores y servir de base para un cambio de custodia; pues lo mismo la de homosexual".

cartapacio.liberal dijo...

alfil: estamos juzgando si la lesbianez es la mejor situación para una madre educadora. Pero es evidente que peor que lesbiana es ser satánica, perteneciente a una secta peligrosa, dedicarse en la propia casa a la prostitución, y otras maldades o cochinadas. Eso es una salvajada. Ser lesbiana por inclinación es una "tara" de la que nadie es culpable... ejercer de lesbiana es otra cosa. Saber que es más problable tener problemas también, asegurarlo no... ¡el matiz, que es de lo que te quejas, es muy importante! Yo no habría comparado a la lesbianez con la satanitez... pero la lesbianez vivida sí la compararía como negativa frente a la naturalidad femenina.

Anónimo dijo...

Vamos a ver, un homosexual puede ser el mejor padre del mundo, pero si queremos que el niño se eduque en un ambiente de la mayor normalidad posible, esta claro, ser homosexual no es normal, es aceptable y respetable y me parece muy bien que se les den a este tipo de parejas todos los derechos y obligaciones de cualquier otra pareja. Si una pareja se separa y uno de ellos es homosexual, bajo mi punto de vista el niño debe estar con la otra parte.
Esto es como el tema de las adopciones por parte de parejas homosexuales, seguro que hay parejas homosexuales que serian excelentes padres, pero ante las dificultades que implica una adopcion en este pais, creo que primero deben estar las parejas hetero.
Pero vamos que solo es mi opinion...

cartapacio.liberal dijo...

Lo posible, como dice el autor anónimo, es posible... pero más difícil. Un homosexual "normalmente" es bastante inestable afectivamente, entre los homosexuales es bastante habitual el cambio de pareja... incluso en el año... por eso la mayoría no se acogen al mal llamado matrimonio gay... no están cómodos en esa situación porque también les ata.

Es poco probable un homosexual activo y fiel a su pareja... es más probable ese caso entre lesbianas. Hay estudios serios que así lo muestran.

Claramente el homosexual está en inferioridad de condiciones, porque no es normal, aunque sea una magnífica persona... Y los hijos ¿no es mejor que se ahorren esos malos ratos?

En el caso de la ADOPCIÓN es relativamente fácil: primero adopten los matrimonios más estables y más normales... es el derecho del hijo... una familia más estable les dará más garantías.

En el caso del padre o madre homosexual... el problema es que es el padre o la madre de la criatura. ¿Le querrá tanto y tan de veras que evitará las escenas sórdidas y los cambios contínuos de relaciones afectivas? El hijo o la hija merecen que sus padres se comporten como padres, no como adolescentes obsesos por el sexo.

Son los padres los que deben reflexionar para se esos MAGNÍFICOS padres que dice el comentarista anterior.

Por supuesto que un "promiscuo" sólo generará confusión al hijo o a la hija y le dará un ejemplo deplorable.