jueves, marzo 01, 2007

Gara increpa al PSOE

Un artículo de Jesús Salamanca

Cada vez que leo GARA no sé si echarme a reír de impotencia o a llorar de rabia contenida. El diario abertzale cuenta cómo el IRA, tras declarar el primer alto el fuego recibió todo el apoyo necesario por parte del Parlamento Europeo; incluso apoyó el “diálogo político”, cuyo fin era el acuerdo que se alcanzó. El entorno de Batasuna tiene claro que en nada se parecía aquel texto al que el PSOE presentó en “la Eurocámara y con el que estuvo a punto de estrellarse”.

GARA tacha al PSOE de falta de decisión y le acusa de haber perdido una nueva oportunidad histórica, por presentar en Estrasburgo un texto sin alcance y por haber estado a punto de cambiarlo por la declaración del comisario Frattini. ETA tiene tomada la medida a Rodríguez Zapatero y no se le escapa su debilidad. Pero también aprecio una ETA aturdida y desconcertada: ‘no sabe si está a setas o a níscalos’. Nunca imaginó que después de estar derrotada se iba a encontrar con un Gobierno de guante aterciopelado y empeñado en insuflarle oxígeno con ayudas externas.

Para el diario los vascos son el problema. Sabe de qué habla, pero la hipocresía es su baza; la misma hipocresía que el entorno etarra practica con los presos. Por suerte, el ciudadano medio aún recuerda aquello de “Vascos sí, ETA no” y el grito más sentido que surgió de la rabia contenida y de la impotencia con motivo del asesinato de Miguel Ángel Blanco: “No son vascos, son hijos de puta”.

GARA manifiesta que el PP ha hecho su trabajo en el Parlamento Europeo mejor que el PSOE. Tampoco los periodistas salen muy bien parados: resalta que algunos periodistas corrían por “los pasillos con fotos de líderes abertzales en la mano para tratar de detectar si algún malvado se había colado…”. Insultan al PSOE por su “falta de músculo (…) y su gobierno, que es lo que deja terreno para que avancen los enemigos declarados y despiadados de este proceso”. Lo que no entiendo es que un diario que se dice ‘independiente de la mañana’ y que está muy próximo a Moncloa, como dice GARA, incida en que el robo de armas deba interpretarse en clave interna de los compromisos entre Gobierno y ETA, previos al alto el fuego. Si esto es así, ya no hay duda: estamos en un país de locos.

El presidente Zapatero, en su ignorancia desprovista de asesoramiento, ha contraído compromisos con ETA, pero no le creo capaz de renegar de la ética democrática y de los principios del Estado de Derecho. Por eso, tampoco creo la afirmación de ETA respecto a que “Zapatero, en su permanente titubeo, incumple (los compromisos) del primer día al último de estos siete meses”.

Jesús Salamanca Alonso
El blog de Jesús Salamanca Alonso
Análisis actual en clave de política liberal


Publicado en El blog de Jesús Salamanca Alonso y en Barcelona Liberal