lunes, noviembre 27, 2006

Siempre junto al PP

El presidente decía ayer, con ese aire visionario que le lleva a interrumpir sus frases con dramáticas pausas que siguen a un electrizante “y os quiero decir algo más...”, que el PSOE siempre estuvo y estará manifestándose junto al PP contra el terrorismo. El mensaje estaba claro: el PP no hace eso, sino que está contra el gobierno en su lucha antiterrorista.

Decía hoy alguien en la radio, con buen criterio y notable ironía, que ese “junto a” lo llevaron hasta el extremo cuando fueron a manifestarse a las mismísimas sedes de los populares el 13M. A darles calor y apoyo, claro. Tanto calor que alguna sede casi arde, y tanto apoyo que alguna palmada en la espalda se pasó de efusiva.

Pero olvida el presidente que lo importante no es junto a quién se está en la manifestación, sino el objetivo de ésta. El PP, evidentemente, no está contra el gobierno y a favor del terrorismo, sino pidiéndole a gritos a ese gobierno que no ceda ante la banda. El PP sin duda apoyaría gustoso al PSOE en su política antiterrorista, si la tuviera. Si su política fuese la de intentar acabar con la banda por todos los medios legales a su alcance, y no la de desmantelar los instrumentos del estado de derecho para gratificar de forma vergonzante el hecho de que los asesinos lleven tiempo sin matar. Como bien dijo Rosa Díez ayer, no llevamos tres años y medio sin muertos, que los muertos siguen ahí, y ahí seguirán por toda la eternidad para sus deudos.

Lo que propone Rodríguez Zapatero es una especie de ley de punto final que ni siquiera pase por el parlamento, una forma cobarde de pasar página que le ahorre el trago, tan amargo electoralmente, de tener que firmar indultos o modificaciones del código penal para asesinos en serie como el muchacho del jamón york. Y lo peor es que probablemente, y eso explicaría muchas cosas, Zapatero piense que en realidad a lo que está pasando página y dando carpetazo no es al terrorismo ni a ETA, sino a esa anomalía histórica que para él fue el franquismo. Ese es el meollo de la cuestión, y lo que a mi juicio explica las actitudes de Zapatero hacia ETA, una organización que nació y se inició bajo la dictadura y contra ella. La misma dictadura que mató a su abuelo.


Germont

2 comentarios:

Camilo dijo...

La tipica hipocrecia del PSOE, que con el mediocre y oportunista Zapatero a la cabeza, ha empeorado.

Un saludo.

Coru dijo...

Dios nos libre del iluminado presidente Rodríguez y de su obsesión con reescribir nuestra historia. Saludos para todos.