domingo, agosto 27, 2006

Dosificando

No le conviene al gobierno retirar de una sola vez todas las estatuas y símbolos franquistas que aun pueblan la geografía española. Debería hacer, eso sí, una reseña pormenorizada, un inventario detallado de cada pieza, indicando el grado de notoriedad de cada una. Para a continuación establecer una especie de tabla de equivalencias, una especie de “retírese en caso de emergencia”.

Sabiamente administrado, este tesoro histórico puede dar mucho de sí, utilizado como nube de tinta por ese monstruoso calamar que tenemos por gobierno.

Que la policía de Zapatero detiene a dos militantes del PP por vociferar y la Audiencia nos lo tumba, retirada de estatua ecuestre. Que el dato de la inflación es malo, descuelgue de placa conmemorativa de los caídos por la patria. Que Bruselas nos da un varapalo jurídico, apeamiento de busto. Que la inmigración se desborda mientras el gobierno mata moscas, se desmonta un escudo con el yugo y las flechas de una fachada (no pasa nada: más de la mitad de España desconoce el significado y origen de ese símbolo).

Ah, y si los “peones negros” acaban encontrando algo decisivo en la trama del 11 – M, se desmantela el Valle de los Caídos y se cuelga por los pies en la Puerta del Sol el cadáver de Franco. A grandes males, grandes remedios.

Germont

2 comentarios:

Geshcann dijo...

Jejeje pues no les des ideas que con esto de la exhumación de cadaveres lo mismo nos encontramos un día a Franco en la Puerta de Sol o en La Moncloa... En fín, se creen que engañan a alguien con estas patochadas pero se les ha pillado ya el truco, cada vez engañan a menos gente, si es que se pilla antes a un mentiroso...

avanti dijo...

quitan esas estatuas por que son su sombra