domingo, abril 23, 2006

La normalidad escandalosa

Dijo Simón de Beavoir que “Lo más escandaloso que tiene el escándalo es que uno se acostumbra

Estoy convencido de que hoy, en España, nos pasan eso mismo: estamos acostumbrados a unos escándalos que, en nuestra ingenuidad, nunca pensamos llegaran a acontecer en una democracia. Sólo con echar la vista un poco atrás, con escaso alcance, vemos cómo los escándalos se atropellan, unos con otros, en una alocada carrera hacia la sinrazón colectiva, hacia el delirio social: el hermano de un ministro de Justicia se mofa de las víctimas del terrorismo…..; un político “cobrador del frac” es ascendido a Consejero regional….; un socialista vasco contempla la posibilidad de crear un órgano conjunto para Navarra y el País Vasco…; el Supremo suspende un acuerdo del Gobierno y saca pecho el autor del desaguisado….; el Periódico de Cataluña dice que en la judicatura todavía quedan reminiscencias franquistas …

Estos escándalos tienen la particularidad de ser escándalos a medias, de ida pero no de vuelta; lo son en su origen, “per se”, pero dejan de serlo en su destino, porque ya no escandalizan; ni causan alarma, ni chirigota, ni enfado… Sólo indiferencia relajada.

Estamos ante la aceptación fatalista del escándalo como parte integrante de la clase política que nos gobierna. Los escándalos nacen, crecen y mueren ante nosotros, uno tras otro, sin solución de continuidad, en una infinita carrera de despropósitos. Y no pasa nada.
Todo esto me recuerda un libro de poesía titulado “Interminable el desengaño”, de Evaristo Albaladejo. (Evaristo era un chico de mi pueblo, barrendero en Madrid. Murió muy joven, por las drogas… A poco de fallecer, su hermano Miguel, a quien un día traté con mucho respeto y delicadeza en el trabajo, me regaló y dedicó el libro: ”Sé sin equivocarme, que muchas de sus poesías (tal vez las más negras) se las he inspirado yo, o he sido parte indirecta en ellas; por ello me creo en el derecho de regalarte este libro, y lo hago de corazón, pues gente maja como tú es lo que hace falta en este jodido mundo” Ignoro donde para Miguel…)
Verdaderamente gente maja (y no precisamente como yo) hace falta para sustituir el escándalo por la normalidad en esta España delirante.
Bachiller



Todo esto me recuerda un libro de poesía titulado “Interminable el desengaño”, de Evaristo Albaladejo.

(Evaristo era un chico de mi pueblo, barrendero en Madrid. Murió muy joven, por las drogas… A poco de fallecer, su hermano Miguel, a quien un día traté con mucho respeto y delicadeza en el trabajo, me regaló y dedicó el libro: ”Sé sin equivocarme, que muchas de sus poesías (tal vez las más negras) se las he inspirado yo, o he sido parte indirecta en ellas; por ello me creo en el derecho de regalarte este libro, y lo hago de corazón, pues gente maja como tú es lo que hace falta en este jodido mundo” Ignoro donde para Miguel…)

Verdaderamente gente maja (y no precisamente como yo) hace falta para sustituir el escándalo por la normalidad en esta España delirante.

Bachiller

3 comentarios:

Kickg dijo...

Veo que, después de la decadencia del blog de Anghara, este blog es el nuevo centro del Movimiento Skin de Internet.

Lo que no entiendo es cómo es posible que teniendo a tanto opusino colaborando aqui, nadie es capaz de poner ni un solo comentario.

He estado viendo vuestros perfiles y he visto que hay una media de 700 blogs por persona y, por cierto, a cada cual con menos visitas.. hacedme caso, es ridículo ver como intentáis dar la apariencia de que sois muchos skins cuando en realidad sois cuatro beatos aburridos.

Bueno, me largo y no me deis las gracias por haber puesto un comentario, no las merece.

bachiller dijo...

Gracias por tu comentario. Me confirma lo que sospechaba

Anónimo dijo...

Creo que el que se murio era Miguel y el que vive es Evaristo, has cambiado los nombres