domingo, enero 22, 2006

Libertad de expresión

Considero un mito el silencio militar, me refiero a la libertad de expresión. El militar tiene libertad de expresión reconocida por la Constitución y las Reales Ordenanzas, sin otras restricciones lógicas que los secretos oficiales y el apartidismo propio de la pertenencia a un Servicio. El militar actual a base de no difundir sus ideas, ha perdido la libertad de expresión pública él mismo. No porque sus Ordenanzas se lo prohíban, sino como autocensura.
Esto es consecuencia del 23F, el militar desde entonces aparece como ciudadano sin libertad de expresión. Digo ciudadano, omitiendo expresamente el término funcionario pues los militares no todos son funcionarios, los de reemplazo y los contratados tienen condición de militar.
Así que, si se me es permitido, reclamo la libertad de expresión de cualquier militar para difundir sus ideas, sus anhelos y sus errores. ¿Por qué no?

Invoco a José Cadalso, el autor de Cartas Marruecas, este militar usó de su libérrimo pensamiento difundiéndolo por escrito, enriqueciendo la literatura española, sin que ello le impidiese dar su vida por España en uno de los asedios a Gibraltar.

E invoco el ejemplo del Capitán de Artillería Manuel Arcas Fuentes, fusilado en la Granada del 36. Quienes le condenaron sólo pudieron proponer como prueba de sus crímenes los recortes de los artículos de este colaborador asiduo de la prensa granadina.

Quienes amamos la libertad de pensamiento y de expresión, se la vamos a recortar a los militares. A este gremio debemos exigir valentía, abnegación y disciplina; el voto de silencio se lo dejamos a los cartujos y otros que así mismo se lo impongan.



AnaC

1 comentario:

Francisco dijo...

Hola, soy Francisco Pérez Arcas. Me gustaría ponerme en contacto con la autora de este articulo. Mi direccion de correo es paco@ytal.com. Le rogaría que contestara. Gracias.