jueves, abril 19, 2007

La larga agonía de Acebes


Por Germont

Estoy convencido de que Angel Acebes es un hombre honrado. Pondría también la mano en el fuego por que el 11M no mintió a la ciudadanía. De hecho, no creo que en la historia pueda encontrarse una situación como la que se vivió en aquellos días, con un ministro del Interior retransmitiendo casi en tiempo real una investigación policial y ello, como luego hemos sabido, teniendo a menudo menos información que aquella de que disponía la oposición que le acuciaba a ello.

Aún así, parece claro que la imagen que de él ha quedado desde aquella fecha, de forma notoriamente injusta, es la de un hombre balbuceante, superado por los acontecimientos y, lo que es más grave, como un político que en el peor de los casos mintió, y en el mejor ocultó información. La habilidosísima propaganda de la izquierda ha conseguido casi equiparar en la memoria gráfica de la gente la frase “se ha abierto una segunda línea de investigación” con aquel célebre “españoles, Franco ha muerto” de Arias Navarro. Las parodias aparentemente neutras, las imitaciones y los chascarrillos han hecho una importante labor que tres años después aún perdura.

Angel Acebes es además, también estoy seguro de ello, un hombre de solidísimas convicciones morales. Haciendo mía aquella frase referida a un político americano, creo que Acebes es de esas personas a las que se podría tranquilamente comprar un coche usado. Rara avis en la política. En el propio PP podría yo citar unos cuantos con los que no cerraría ese trato tan ciegamente. Acebes dio la cara a lo largo de aquellos aciagos días y, retirado voluntariamente el líder máximo, él ha permanecido en su puesto, pienso que con el empeño, noble y humanamente comprensible, de lavar su imagen y de demostrar que no tiene nada de lo que arrepentirse ni avergonzarse, y en la confianza de que el tiempo acabará demostrando lo honesto de su comportamiento en aquellas fechas. Y sus compañeros en el partido, empezando por Mariano Rajoy, entiendo que en buena medida comparten, o como mínimo respetan, esa decisión.

Pero Acebes no está sólo ni se desenvuelve en una burbuja de cristal aislada al vacío. Su actividad cotidiana constituye la imagen pública del Partido Popular. Y quizá convendría que empezase por asumir dos cosas: primera, que no necesita lavar su imagen ante los militantes y votantes del PP, porque para ellos no se ha ensuciado en absoluto. Segunda, que ante la izquierda y en general ante los enemigos del PP, ni siquiera vale la pena que lo intente, puesto que ni la evidencia más clamorosa les convencería. Dicho lo cual, debería plantearse la utilidad de su permanencia en un puesto tan vistoso. Acebes, de forma totalmente injusta pero igualmente innegable, es la víctima 193 del 11M. Ese día la onda expansiva se lo llevó por delante, Acebes quedó carbonizado, y desde entonces es un muerto viviente. Y si esperaba que el juicio por la masacre le devolviese a la vida, no le está soplando el viento favorablemente: lo que se está revelando es que la cúpula de la policía bajo su mandato era una patulea de impresentables cuya incompetencia, e incluso indecencia en algunos casos, va mucho más allá de lo imaginable, en un espectáculo realmente bochornoso.

Angel Acebes debería plantearse muy seriamente si su puesto en el Partido Popular ha de ser precisamente el que ocupa, de cara al público con constantes comparecencias ante la prensa. Creo que su experiencia y formación resultan imprescindibles, y el partido conservador no puede permitirse prescindir de él. Pero en otro puesto, si es que el PP aspira a arañar alguna papeleta que esté algo más allá de su votante fiel, y de paso a desmovilizar al elector socialista. Que por cierto son las únicas recetas que pueden permitirle soñar con volver al gobierno. Hoy por hoy cada aparición de Acebes es un recordatorio del 11M. Y de momento son muchísimos los ciudadanos que, remontándose a aquellos días, no se sienten especialmente proclives a votar al PP.

Pero en fin, ésta no deja de ser una opinión personal sin más valor que ése. Probablemente los sesudos estrategas de la derecha tendrán en sus manos fiables estudios que demuestren justamente lo contrario.

Germont

Los árboles y el bosque

2 comentarios:

LOBEZNOX dijo...

BUEN POST, comparto sus afirmaciones:
http://lobeznox.blogspot.com/2007/04/2-lanza-por-angel-acebes.html
SALUDOS ANTIZP.

cartapacio.liberal dijo...

Lobeznox y germont: eso después de mayo. Nos jugamos la libertad con esos otros. Es siempre nuestro problema: buscamos un lider inmaculado pero no hay ya tiempo de cambiar. Que rectifique, lo que no hacen otros. Y mostremos algo peor: el plagio del programa de Ciudadanos por el PSOE canario. No saben ni siquiera lo que quieren ser o el programa no importa en absoluto.