sábado, abril 08, 2006

¿Qué ocurre en España?

Los libros nos cuentan la sensación de orfandad y abandono que sintió España a consecuencia del desastre de 1898, cuando se finiquitó, de repente, su importante papel en la Historia y en el Mund. Cuando se vino a bajo una determinada manera de ser y una manera de pensar. Aquellos hechos, conocidos como “el desastre”, tuvieron que ser vividos muy triste y desesperadamente por los españoles de entonces.

Una sensación similar parece haberse adueñado hoy de una buena parte de los españoles. Hoy se está percibiendo una “implosión histórica” de España.

Puede afirmarse que España, desde la aprobación del Plan de Estabilización de 1962, de Sardá, Mariano Rubio,.. y otros insignes economistas, ha estado viviendo momentos y fases de explosión social, de agrandamiento de mercados y conocimientos, de progreso en todo orden; un ensanchamiento, en suma, del espacio vital, político y económico de España. Un proceso imparable, con sus altibajos, con sus claros y oscuros, pero con una tendencia clara hacia la dilatación de las expectativas. En suma ha sido un proceso de explosión social imparable desde entonces y que tuvo su mayor empuje con nuestra entrada en la CEE.

Sin embargo, y a falta de una mayor perspectiva histórica para conocer adecuadamente el devenir de los hechos en el tiempo, se tiene la sospecha de que el 11 M marcó en la Historia de España, el inicio de una “implosión” social y política. Desde entonces todo se nos representa más pequeño, más simple, más corto de miras…. Rodeada de palabras vanas y mensajes fatuos, la realidad es nos representa demasiado simple, jibarizada.

Las expectativas de progreso han quedado reducidas a las de unos pocos charlatanes que ocupan el poder a modo de canonjía vitalicia, y a quienes más parece preocuparles su destino que el de los españoles.

Nos queda la esperanza de que, tras el desastre del 98 hubo figuras de renombre, como Joaquín Costa, que alzaron su voz y adviertiero de la existencia del desastre y de la necesidad de superar aquel drama con dignidad y empeño.

Que así sea ahora.

Bachiller

2 comentarios:

Sr. R dijo...

Opino que hay que organizarse. He aqui una propuesta, para quien pueda estar interesado:

------------------------------------
Hola, Salmones:

Ha quedado constituido el Club. La respuesta ha sido gratificante y
alentadora. Se han producido dos fenómenos. No ha habido ninguna baja. Ello
nos ha llevado a volver a enviar el mensaje fundacional, por si ha habido
algún fallo técnico y no ha llegado a todos los destinatarios. Este es un
Club siempre abierto a darse de baja. Borramos los datos y ya está, tan
amigos. El segundo es que ha habido numerosas incorporaciones inesperadas.
Todas son bienvenidas. Esto nos ha llevado a caer en la cuenta de que
necesitaremos ayuda logística.

El Club Salmón será, al menos en los primeros compases, clandestino o
semiclandestino. Mientras adquirimos experiencia no facilitaremos a los
socios la lista de los miembros, informales, por cuanto no se adquiere
ningún compromiso. Iremos tomando decisiones con el tiempo, corrigiendo
errores. Por de pronto, pueden pertenecer al Club personas físicas y no
asociaciones.

En relación con cuestiones que se nos han planteado, el Club Salmón parte de
la existencia de tres derechos básicos: a la vida, a la libertad, a la
propiedad. Sin el derecho a la vida no existe ningún otro. Ese derecho es
absoluto desde el mismo momento de la concepción. Sin embargo, tal cuestión
no forma parte de los objetivos del Club, por cuanto ya existen meritorias y
activas Asociaciones como Jóvenes Pro Vida o la reciente de Víctimas del
Aborto, a través de las cuales es conveniente canalizar las inquietudes en
tan nuclear cuestión. También somos contrarios a cualquier negociación con
la banda terrorista ETA, pero esa convicción está bien defendida con la
Asociación de Víctimas del Terrorismo, con la que muchos colaboramos de
distintas maneras.

El objetivo del Club Salmón es cambiar el campo de juego y modificar un
marco que actualmente está trucado e impide el desarrollo en la sociedad y
en la política de esas y otras ideas. Muchos esfuerzos de gente
bienintencionada han resultado baldíos por pretender modificar los
resultados sin buscar unas previas reglas justas. Jugamos un partido de
tenis en que nuestro lado de la red es muy grande y el de los adversarios
muy pequeño. El Club Salmón no tiene un interés universalista, sino que se
concentra en unos pocos objetivos concretos de gran calado:


1. Reforma de la ley electoral.

2. Cheque escolar.

3. División de poderes.


También está en contra de toda subvención, como criterio para acabar con
el mercantilismo y las confiscaciones mediante argucias de aspecto moral.

El Club Salmón no es un Club de debate, sino de combate, lo cual entraña
reflexión y, en ocasiones, activismo. Pretende concienciar a un número cada
vez mayor de personas sobre esas materias. Somos ya cientos, pero aspiramos
a ser miles, cientos de miles y millones, aprovechando las posibilidades de
libertad que nos ofrecen las nuevas tecnologías y la capacidad de cada
miembro para interesar a otros.

El Club Salmón es fruto de una intensa y prolongada incubación. Es una
iniciativa personal mía, que lideraré en todo momento. La filosofía que ha
conducido a su formación se encuentra en mis libros ‘Días de infamia del 11
al 14M’, ‘Los nuevos clérigos’ y ‘El suicidio de España’. La web
libreriacastellana45.es los ofrece por un precio conjunto de 30 euros. Para
ponerlo en marcha he contado y cuento con la inestimable ayuda de Miguel
Gil, periodista -jefe de la sección de nacional de la revista ÉPOCA-, a cuya
inventiva se debe el sugerente nombre del Club. También va a empezar a
colaborar Gonzalo Altozano, productor del programa El País de las
Maravillas, que se emite a través de Radio Intereconomía los viernes de 1 a
2 de la madrugada y que se cuelga en la red en la web semanarioalba.com. Ese
programa es un buen instrumento de promoción del Club Salmón y de difusión
de sus ideas. A través de la experiencia, iremos viendo posibilidades de
hacer más participativo e interactivo el Club. No me gustaría que el Club
Salmón se utilizara en el futuro para que un miembro abra debates sobre
materias ajenas a las señaladas, porque no se trata de un blog ni de tener
un criterio sobre cada cuestión, ni de perderse en meros accidentes de la
actualidad. Las comunicaciones dirigidas a mí, sobre cuestiones
profesionales o de actualidad, me deben ser enviadas a mi correo electrónico
personal: ediego@epoca.es. Con cierta periodicidad se enviarán comunicados.
Nos será muy útil, sobre todo, en estos inicios, que nos hagáis llegar
vuestras sugerencias.

Este es un Club serio, con voluntad de influencia, donde no se admiten
complejos, que no gusta de eufemismos y donde nadar contracorriente no se
considera un esfuerzo sino la más placentera normalidad. Sus miembros
respetan a las personas, pero no necesariamente sus ideas.



Correo fundacional:

CLUB SALMÓN

Ha quedado constituido el Club de los Salmones o Club Salmón. Se trata de
una asociación informal, sin órganos directivos, ni procesos electivos, ni
tampoco asamblearia. No tiene NIF, ni cobra cuotas.
El Club de los Salmones o Club Salmón es una agrupación de amigos virtuales
con un punto en común: la disposición, probada, de estar dispuestos a ir
contracorriente.

Componen el Club Salmón cuantos suscribimos en el Manifiesto por el no a la
mal llamada Constitución europea, más ciudadanos conscientes que me han ido
enviando mensajes, a lo largo del último año, con una sensibilidad de
planteamiento parecida.

El Club Salmón estará siempre antes por los ciudadanos que por los
políticos; antes por la sociedad civil, que por los partidos. En caso de
duda, el apoyo del Club caerá siempre del lado de la libertad personal.

El Club Salmón no descarta, en el futuro, generar una organización más
explícita y vertebrada o apoyar iniciativas de plataformas ciudadanas, ni de
solicitar contribuciones voluntarias, como hacen los movimientos cívicos
norteamericanos.

Este primer mensaje tiene como una de sus finalidades ofrecerte la
posibilidad de que nos hagas saber que no deseas estar incluido en la lista
de correo del Club de los Salmones. No es preciso que nos razones los
motivos. Entendemos que nadar en la dirección de la corriente tiene sus
plácidas ventajas.

Reenvía este correo a todo aquel que creas que pueda estar interesado en la
iniciativa, quienes deberán mandarnos su dirección de correo para poder
incluirlos en la lista de envíos.

La dirección del club es: clubsalmon@hotmail.com

La deriva política urge compromiso. Un saludo,

Enrique de Diego

pilar dijo...

Muchas gracias Enrique por la presentación de Club Salmon
Un cordial saludo
Pilar