lunes, marzo 13, 2006

Baroja tampoco se quedó corto

Para mí no vale la pena que un pueblo sea autónomo si no tiene que mostrar al mundo algo que le enseñe, que le interese o que le conmueva.(…) Yo no veo en las provincias vascas (y lo siento) un espíritu distinto al mal espíritu español… aquí como allá se discuten en los cafés las estocadas del "Gallo" y de Belmonte y en eso no veo que nos diferenciemos en nada de Sevilla, de Cuenca o de Guadalajara.

Suponed que con el estado actual del pais vasco se otorgan los fueros ¿y qué pasaría?. Pues sencillamente, no pasará nada. Unicamente habrá una ceremonia más. El Rey irá a Guernica o a donde sea, acompañado de un séquito de grandes capitalistas, de militares, y de cuatro o cinco obispos. Se echarán discursos; una nube de fotógrafos harán fotografías y al día siguiente se vivirá lo mismo y no habrá más diferencia que se instituirá en el país vasco una procesión más, una adoración nocturna más y una entronización más.

Yo como he dicho antes, no veo que haya una modalidad vasca peculiar característica, pero puede haber una obscura aspiración de que exista.

Bachiller

1 comentario:

Berlin Smith dijo...

Ante Dios humillado...